lunes, 2 de agosto de 2010

Signos de identidad Canarios ( IV ) El pino canario


El pino canario (Pinus canariensis) es el árbol más abundante de nuestro archipiélago. Más de la mitad de todos los árboles que actualmente crecen en las islas, tanto nativos como introducidos, pertenecen a esta especie endémica de Canarias. Hay grandes bosques de pino canario en las cumbres de Tenerife, La Palma, El Hierro y Gran Canaria. En La Gomera su presencia es puntual, y los ejemplares que crecen en Lanzarote y Fuerteventura son todos cultivados. Los pinares, incluyendo los de repoblación, cubren actualmente unas 70.000 hectáreas, casi el 60 % de toda la superficie forestal de Canarias (120.000 hectáreas).

Es una especie de origen muy antiguo, de la que se han encontrado fósiles en yacimientos del Terciario de la cuenca mediterránea. desde España hasta Turquía. Probablemente fue una de las primeras plantas que colonizaron el archipiélago canario. Sus ancestros continentales se extinguieron a finales del Mioceno, hace más de cinco millones de años, debido a los drásticos cambios climáticos acaecidos en ese período geológico. En Canarias, sin embargo, logró sobrevivir hasta la actualidad, gracias a la variada topografía y a la estabilidad climática de nuestras islas. Después de millones de años de aislamiento, el pino canario ha vuelto a ampliar sus horizontes. Hoy en día se cultiva como especie ornamental en muchos países de todo el mundo. En algunos se emplea en repoblaciones forestales y para la producción de madera, sobre todo en Italia, Marruecos, Israel, Sudáfrica, Australia y Estados Unidos. Hace más de medio siglo se introdujo en Sudáfrica y Australia con tanto éxito que al cabo de unos años ya se había asilvestrado. Actualmente está en plena expansión natural por algunas regiones semiáridas de esos países del hemisferio Sur, seguramente porque allí ha encontrado las condiciones ideales para su desarrollo. Como prevención, las autoridades forestales sudafricanas y australianas lo han incluido en sus respectivos catálogos de plantas invasoras y agresivas, a las que es necesario controlar. En Hawai también se ha asilvestrado, pero todavía no constituye una amenaza para la flora nativa de ese archipiélago volcánico aunque ya aparece en la lista oficial de especies consideradas potencialmente peligrosas por el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos7.

No hay comentarios:

Publicar un comentario